Comienzo del otoño


Ayer los calderos de la vaca marcaron el fin de un período y aunque el calor que pasamos no lo parezca, ya el ritmo vital de La Fresneda entra su configuración otoñal: los veraneantes se marcharon, la escuela ya está a pleno rendimiento, los tractores traen la uva de la vendimia o las almendras de la cosecha de uno de los veranos más secos de hace tiempo…

Pronto caerán las hojas de los árboles, los cazadores se echarán las escopetas al hombro, la recogida de la aceituna, las estufas de leña, la nostalgia de un invierno más.

En estas horas de insomnio, el poema de Antonio González, sobre la imagen otoñal del Río Matarraña, me abstrae de la preocupación por sacar adelante un proyecto de diálogo, convivencia y comunicación,  porque en los días duros de invierno que ya anuncian las primeras tronadas, es probablemente lo único que nos quede seamos l@s un@s y l@s otr@s.

Anuncios

Gracias por dejar tu punto de vista

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: