¿Y a usted que cargo público le ha tocado?


Consejo para empezar bien el día:

Primero, lee este post e indignáte un poco más.

Después crea un archivo en tu ordenador y guárdalo con el nombre de “la corrupción política”.

Llévalo a la papelera de reciclaje.

Vacía la papelera de reciclaje y te saldrá un mensaje que te dirá: “¿está seguro que quiere eliminar la corrupción política de forma permanente?”.

Responder que “sí”.

Lamentablemente eso es lo más cerca que vas a estar de eliminar la corrupción política.

“Se creaban cargos especiales que quizá fuesen útiles, pero que daba la casualidad de que casi siempre se distribuían entre los amigos y los contertulios, y en los primeros meses aquello producía la impresión de una mesa de ruleta. «Y a usted ¿no le han dado nada?», le preguntaban a uno en el barrio. Y no es que uno quisiera, precisamente, que le hubiesen dado algo; pero, la verdad, se avergonzaba uno un poco. […] Esta pregunta, que, desde luego, con la mejor buena fe y suponiéndole cierta influencia, le hacían a uno en el barrio o en su pueblo, revela el concepto que, en general, iba sugiriendo la obra de la República”; hace ya muchos años Julio Camba hizo autocrítica de los aspectos negativos de la República, y pese lo llovido, parece que seguimos en las mismas.

Hace ya unos días mencionaba el mal olor de las basuras del Bajo Aragón, cuando el presidente del consorcio se subió casi un 60% el sueldo; ahora, no contentos, se propone que se le asigne también sueldo al videpresidente: por supuesto que ambos son del PSOE.

Otro caso singular era el de ese político (en este caso del PAR) que después de arruinar una empresa mantenida con fondos públicos, se autodespedía “improcedentemente”, lo que le daba derecho a cobrar una indemnización y, como premio, ahora es senador.

No deja de ser sorprendete que Javi haya optado por el proyecto más caro para el tanatorio o haya desviado el dinero del Centro de día a un inexistente proyecto de remodelación de las piscinas.

También hace unos días comentaba lo irracional que me parecía que se adjudicase un contrato público a la oferta más cara y la única que excedía del presupuesto (en ese caso obra del pacto PAR-Psoe en la Comarca del Matarraña).

¿Es que la clase política es tan sorda a lo que reclama la ciudadanía?.

La crisis está ahí y la recesión es una realidad, de acuerdo; se nos pide a la ciudadanía austeridad y sacrificios en forma de recortes, ajustes o como lo quieran llamar para su mejor interés, ¿pero que hace la clase política?.

En el escenario en que transito (la Comarca del Matarraña), se hacen esa pregunta que avergonzaba a Julio Camba “¿y a usted que le ha tocado?”: “a mi una presidencia de una Comarca”… “a mi una vicepresidencia del Consorcio de Basuras”… “a mi la presidencia de una empresa pública (con derecho a despido improcedente)”… “a mi estar en varios consejos sin dar consejo alguno”…

En el escenario de la Comunidad Autónoma, se prometió reducción de cargos públicos, pero después de varios meses de gobierno no se aprecia más reducción que una tímida fusión.

No sólo está la idea del reparto de salarios públicos, no por el criterio de necesidad y eficiencia, sino el de conveniencia personal y amiguismo, sino que además entre ellos se hacen la pregunta: “¿y a usted no le han dado coche oficial?”, sintiéndose avergonzado quien no tiene uno.

En la entrada que la wikipedia dedica a la corrupción, se cita también una frase del político republicado escritor en la revista “El Rebelde“: “…una cosa es tener automóvil cuando se es, por ejemplo, ministro, y otra cosa es hacerse ministro para tener un automóvil. El automóvil de los ministros no puede ni debe ser nada más que un instrumento de trabajo(…) Está muy bien, en fin, que los servicios públicos se retribuyan con holgura; pero, si se hace una revolución para encargarse de los servicios públicos y luego resulta que al encargarse de estos servicios públicos no se perseguía otra finalidad más que la de retribuirlos con holgura, la cosa varía”.

Los presupuesto generales del estado, esta vez obra del PP, preven una reducción de coches oficiales, esa materia en la que estamos entre las primeras potencias mundiales: según “El Economista“, en el año 2010 (bajo el régimen Zapatero) estábamos en la sexta posición mundial en número de coches oficiales, con una cifra aproximada de 35.000, lo que supone, por ejemplo, 22 veces más que en Estados Unidos. La “austeridad” del estado llega hasta el límite de rebajar a 864 coches oficiales los 866 que había en el 2011: estamos hablando de una reducción de ¡2 coches!, lo que supone un 0’23%, una cifra muy alejada del porcentaje de los recortes que se cargan a la ciudadanía.

Antes de verse en la obligación de hacer autocrítica dentro de cuatro años, cuando se pierdan unas elecciones autonómicas y/o generales, deberían tomarse ahora decisiones colectivas imponiendo la reducción del despilfarro público e individuales renunciando  a prebendas; hace tiempo me comentaron la anécdota de un consejero del PP en una empresa pública que se negó a recoger el sobre con su “peonada”: fue un gesto simbólico, que debería generalizarse.

Mientras tanto, lo previsible es que la ciudadanía tenga que pagar, además del incremento del sueldo del presidente, el nuevo sueldo del vicepresidente del Consorcio de Basuras.

Anuncios

3 Responses to ¿Y a usted que cargo público le ha tocado?

  1. evolutioning says:

    En sociología, la clase es un tipo de estratificación social basada en criterios económicos. Son comunes las expresiones «clase alta», «clase media» y «clase baja», alusivas a los tres bloques en los que se suele dividir a la población según su riqueza. Esta es la definición de wikipedia y me viene que ni al pelo. Ahora puedo entender lo que planteaba el político escritor de “el rebelde” al que haces alusión. Entre comillas deberían añadir “clase política” como otra estratificación socila basada en criterios económicos.

    • @evolutioning: jajaja, muy bueno; lo que no es si habrá que incorporar la nueva clase social o volver al sistema de estamentos feudal: la monarquía, la “clase política”, “los mercados” y el resto, o sea, el pueblo para mantener a los otros.

  2. Pingback: Te cambio mi viejo ADSL por tu conexión de fibra óptica | La Fresneda

Gracias por dejar tu punto de vista

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: