Felicidad Nacional Bruta


La prematura muerte de su padre, hizo que un muchacho de 18 años se convirtiera en rey de en un país muy pobre de las lejanas montañas del Himalaya; sus recursos eran pocos, por lo que la medida de su Producto Interno Bruto era tan baja que era considerado como un país subdesarrollado al que había que exprimir con una deuda externa que es como esos préstamos que las mafias dan a mujeres para venir a trabajar y con los que luego las extorsionan para mantenerlas trabajando como prostitutas.

Aquél rey pudo optar por soluciones al estilo occidental, que había aprendido durante su período de formación en Inglaterra: hacer estudios para mejorar la productividad, bajando salarios, aumentando horarios y poder sacar productos de ínfima calidad a precio irrisorio.

Pero no, el 2 de junio de 1974, en su discurso de coronación el joven Jigme Singye Wangchuck dijo: “la felicidad interior bruta es mucho más importante que el producto interior bruto”.

Desde aquel día, la filosofía de la Felicidad Interior Bruta (FIB) o la Felicidad Nacional Bruta (FNB), que es lo mismo, ha guiado la política de Bután y su modelo de desarrollo: la idea es que el modo de medir el progreso no debe basarse estrictamente en el flujo de dinero.

El verdadero desarrollo de una sociedad, se basa en cuatro pilares: la promoción del desarrollo socioeconómico sostenible e igualitario, la preservación y promoción de valores culturales, la conservación del medio ambiente y el establecimiento de un buen gobierno.

Esta historia debería hacernos reflexionar y empezar a buscar opciones de futuro en aquéllo de lo que somos más ricos: la colaboración. La fuerza de estar juntos es quizás la única forma de afrontar los retos de la situación actual.


Anuncios

3 Responses to Felicidad Nacional Bruta

  1. redford2415 says:

    Bhután es un país lejano que no ha dejado de cautivarme desde que conozco su existencia. Estuve a punto de largarme allí de vacaciones hace muchos años pero un exceso de exigencias burocráticas y un problema de visados cambió mi destino. Te recomiendo un documental de estos de la 2 “Butan, el reino del dragón tronante” de Pancorvo, que vi hace mucho tiempo y que te traslada a ese mundo de felicidad, concordia, buena convivencia, religiosidad y montañas que muchos anhelamos. Desde luego su religión no es la mía pero tiene que ver mucho tanto en su fondo como en sus rituales y manifestaciones. Lamentablemente estamos muy lejos de esa filosofía de respeto que desprecia los bienes materiales y proteje tanto a su entorno como a sus semejantes, ciencia ficción no sólo en La Fresneda.
    Gracias por tu blog.

    • @redford2415: para quien quiera ver el reportaje que citas, sólo hace falta pinchar aquí y disfrutar de unos paisajes de cuenta y unas tradiciones llenas de espiritualidad (el nombre de la religión quizás sea lo de menos).
      Concordia, buena convivencia… son unos buenos objetivos sociales y, como con la espiritualidad, lo de menos es el nombre de la organización a la que se pertenece.
      He disfrutado un montón regalándome lo poco más de media hora que dura el reportaje.

  2. Pingback: La Fresneda

Gracias por dejar tu punto de vista

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: