Evolución de la deuda viva en el Ayuntamiento de La Fresneda


Cada cual interpreta los datos a su manera, y siempre parece que después de unas elecciones todos han ganado o que cada cual gestiona mucho mejor que el anterior.

Por eso, conviene acudir a los datos y sacar cada cual sus conclusiones. El Ministerio de Economía y Hacienda publica todos los años el estado de la deuda viva de todas las corporaciones locales, entre ellas los Ayuntamientos y, por tanto, en el listado aparece el de La Fresneda.

AÑO

DEUDA VIVA

PORCENTAJE SOBRE PRESUPUESTO

A 31/12/2008

161.000

A 31/12/2009

198.000

A 31/12/2010

140.000

17,21 %

A 31/12/2011

146.000

18,61 %

A 31/12/2012

117.000

18,74 %

(Datos oficiales del Ministerio de Economía y Hacienda)

El primer dato publicado arranca de 2008, en que la deuda viva era a 31/12/2008 de 161.000 €  y a 31/12/2009 llegó a 198.000.

A 31/12/2010 se redujo la deuda en 58.000 Euros, ya que se terminó el ejercicio con 140.000 €, el 17,21 % del presupuesto municipal, que ascendía a 813.700 € para el año 2010.

Siempre según el Ministerio de Economía y Hacienda el Ayuntamiento de La Fresneda a 31/12/2011 poseía una deuda de 146.000 €, el 18,61 % del presupuesto municipal que ascendía a 784.700 € para el año 2011.

También según el Ministerio de Economía y Hacienda a 31/12/2012 la deuda era de 117.000 € el 18,74 % del presupuesto municipal que asciende a 624.347 € para el año 2012.

Con los mismos datos (por cierto, muy lejanos de los números catastrofistas que se utilizaron en la campaña electoral), cada cual puede sacar sus conclusiones y barrer a gusto hacia su casa, o arrimar el ascua a su sardina, que es lo mismo.

En el 2012 había menos recursos para pagar la deuda que en el 2011, aunque la cantidad total era inferior, con lo que ya hay argumentos para todos los gustos.

se debe menos

El nuevo presupuesto de 2013 no contempla ninguna partida para amortización de deuda, y tampoco contempla ninguna partida de inversión especial; el resultado es que puede que al final debamos menos dinero por efecto de las simples amortizaciones ordinarias de créditos, pero, paradójicamente, tendremos menos recursos para pagarlo, con lo que la sensación de agobio probablemente sea progresiva, sobre todo si los recursos que deberían ir destinados a generar transferencias de capital, se destinan a incrementar (hasta duplicar) los gastos de gestión.

Anuncios

Gracias por dejar tu punto de vista

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: