La Fresneda: una utopía romántica


“Quién tuviera la fuerza de cuando abrevábamos tanta Utopía!!!”, grita, a sus 78 años, “el presidente más pobre del mundo” en la tribuna de la ONU.

Yo me resisto a dejar de soñar, soñar una Fresneda donde la convivencia sea posible, donde seamos capaces de superar los errores de nuestro pasado, donde proyectemos el futuro de esperanza, donde vivamos con alegría, donde no haya problemas individuales porque nadie está solo.

No, nunca dejemos de soñar y hagamos que nuestros sueños sean nuestros proyectos de vida: La Fresneda, la utopía que deseamos, una utopía romántica para construir nuestras identidades y nuestros afectos, una utopía donde la diversidad sea igualitaria.

Subo a Santa Bárbara para disfrutar con las rachas de viento en la cara y desde allí arriba, viendo los tejados, parece tan posible que, con sólo con desearlo, será suficiente.

UTOPIA

Anuncios

Gracias por dejar tu punto de vista

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: